Rotura del tendon de Aquiles

tendinitis aquilea

Los tendones son cintas de tejido cuya función es conectar un músculo con un hueso. El tendón de Aquiles en particular es el que se ubica en el talón (recorre la parte inferior trasera de la pierna y conecta el músculo de la pantorrilla con el hueso del talón). Gracias al tendón de Aquiles la tarea de caminar se hace más sencilla porque nos ayuda a levantar el talón del suelo.

Causas de la rotura del tendon de Aquiles

Una rotura, ya sea total o parcial, del tendón de Aquiles puede ser provocada por múltiples factores, como caídas, tropiezos, saltos, aceleraciones repentinas o pivoteos forzados, pero todos comparten el común denominador de que producen un estiramiento excesivo del tendón, que termina por lesionarlo.

También resulta prudente tomar en consideración que ciertas enfermedades o algunos medicamentos (como esteroides o determinados antibióticos) pueden debilitar el tendón, haciéndonos más propensos a rupturas del mismo.

Síntomas de la rotura del Tendón de Aquiles

Ante la ruptura del tendón de Aquiles la persona suele experimentar un fuerte dolor repentino, similar al que resulta de una patada o puñalada, en el talón e incluso en la parte posterior de la pantorrilla. Si usted experimentara este dolor, pero el mismo luego disminuyera hasta permanecer leve aunque continuo, igualmente se debería consultar a un profesional.

En el momento de la rotura es normal experimentar una sensación de reventón, que deriva en hinchazón en la zona. Una vez que la lesión es inminente se dificulta la capacidad de subir escaleras o caminar, especialmente en sentido ascendente (en líneas generales se complica todo movimiento que requiera pasar el peso corporal a los dedos de los pies).

Tratamiento de la rotura del tendón de Aquiles

La forma de tratar la rotura del tendón de Aquiles puede ser quirúrgica o no quirúrgica, la opción elegida depende sobre todo de la gravedad de la ruptura y de la capacidad del paciente para sobrellevar una operación (según edad, estado de salud y nivel de actividad).

Cuando la ruptura es menor o cuando no es recomendable que el paciente se someta a cirugía, ya sea por sedentarismo o a causa de alguna enfermedad, se opta por un tratamiento no quirúrgico. El mismo consiste en inmovilizar la zona para permitir que el tendón roto sane (mediante un yeso, bota para caminar, tobillera elástica de alta densidad o aparato de soporte). Los resultados suelen ser positivos pero no es inusual la reincidencia de la ruptura, por lo tanto se recomienda cierta prudencia en los movimientos luego de la recuperación.

La otra opción es tratar el problema mediante cirugía, la cual suele aumentar la fortaleza de elevación de pie del paciente así como también mejorar el funcionamiento muscular y el movimiento del tobillo. La tasa de reincidencia en la ruptura es mucho menor con el tratamiento quirúrgico, pero nunca está de más recordar que ninguna intervención está exenta de riesgo, por lo cual podría llegar a sufrir rotura en otra oportunidad, o tener otras complicaciones como dificultad en la curación de las incisiones o dolor neurológico.

Tras la operación se inmovilizarán el pie y el tobillo por un tiempo con un yeso o bota, esto será hasta que el médico cirujano determine que terminó de sanar y que el pie está listo para soportar el peso corporal nuevamente.

Prevención de la rotura del tendón de Aquiles

Para no pasar por la desagradable situación de la Rotura del tendon de Aquiles, se recomienda evitar el sedentarismo (porque debilita el físico en su totalidad) realizando actividad física responsable. Ello implica calentar los músculos y hacer un estiramiento leve antes de la actividad, procurar no incrementar de golpe las cargas en el gimnasio o el esfuerzo en determinado deporte y dedicar unos buenos diez a quince minutos para elongar luego de concluido el entrenamiento. Lo principal a tener en cuenta es oír el cuerpo y avanzar paulatinamente.

En forma adicional, es importante mantener una dieta completa y balanceada que asegure al cuerpo disponibilidad de todos los macronutrientes necesarios (no olvidar consumir proteína para la reparación muscular, de tendones, etc.)Recomendaciones  para la rotura del tendón de Aquiles

Una vez realizado el tratamiento que fuera elegido para la Rotura del tendon de Aquiles, sea o no quirúrgico, se debe hacer una rehabilitación para recuperar fuerza en el tobillo. No olvidemos que una ruptura es una situación muy traumática para el tendón y que la recuperación no es un proceso sencillo para el cuerpo (con el tratamiento adecuado estará en perfectas condiciones pero la zona queda un poco débil después de lo ocurrido)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies